Un viejito y un talón roto crean #NOSTALGIAPACEÑA

¿Algunas vez viste un viejito recorriendo la ciudad de La Paz añorando tiempos pasados y maldiciendo por los cambios?

Foto de Mateo Caballero

Foto de Mateo Caballero

 

El fotógrafo Mateo Caballero realizo un “casting” para encontrarlo y lo encontró,  don David Luna y fue fabuloso. Dice que se comportó como si fuera un actor experimentado.  Entraba en personaje al momento que se tomaba la cámara. Cuando la dejaba volvía a ser un señor divertido y conversador, con cientos de anécdotas para contar, dice el fotógrafo.

Mateo Caballero nació en La Paz el 27 de abril de 1980. Estudió en la Escuela de Fotografía Centro de Imagen de Madrid (España). Sus trabajos han sido publicados en El Ojo Cojo (España), Latinoamérica Exterior (España), Mosaik (Alemania), The Fashion Globe (Inglaterra). Ganó el Premio Eduardo Abaroa en la categoría fotografía digital en 2014 y 2015.  Se rompió el tobillo en un accidente estúpido. Estaba camino a filmar a la isla del sol, se bajo a empujar el auto que no quería arrancar y se quebró el talón de Aquiles. La filmación se postergo, lo atendieron de urgencia y se quedo con el tobillo enyesado por un mes.

Este fotógrafo conceptual debía realizar un ensayo fotográfico para el libro de fotografía 24LP. Las fotografías las tuvo que realizar primeramente en su cabeza y después en una serie de pequeños bosquejos sin tanto detalle. ¿Y esto porque? Le sirvió para ordenar la narración y anticiparse a las dificultades que tenía que superar:  Hacer fotos con un señor de edad con yeso y muletas.

received_10155110977932621 (1).jpeg

Le serie debía ser realizada. Incómodo,  acostumbrándose al yeso y a las muletas logro que la atmósfera de trabajo fuera relajada. Costo. No estaba en los planes que la lesión impidiera a Mateo lograr las imágenes que buscaba. El resultado: La serie #nostalgiapaceña. Una serie considerada como “poética”. Posiblemente sea porque el fotógrafo  quiere decir algo a través del personaje. Tal vez sea por esa manifiesta intención de ver la ciudad, de habitarla sin mostrarla, casi dentro de cuatro paredes, como se encontraba durante buena parte del desarrollo de la serie, reflexiono el artista.

Mateo preciso de apoyo para lograr plasmar sus ideas en imágenes. Trabajó en equipo desde el primer momento. La serie no podría haber sido realizada sin apoyo. Además, le gusta compartir las historias que fotografía mientras las va desarrollando. Confía en su criterio, pero siente que, al compartir la narración y los procesos con otras personas, puede ir ajustándolos y lograr un resultado más sensible, finalizo.

Escrito por Carolina Moyano

 

Foto de Mateo Caballero

Foto de Mateo Caballero